lunes, 21 de enero de 2008

Dilbert

Día : 22/Enero/08
Música sonando: Radiohead
----------------------------------------------------------------------------------

Cuando estudiaba, un profesor de economía nos recomendó que leyéramos a Scott Adams, un economista que se había hecho mundialmente famoso por publicar una tira cómica sobre el mundo de la empresa llamada Dilbert.

Se han editado varios libros que son muy divertidos, en los cuales aparecen los personajes principales, el jefe tonto, el ingeniero (Dilbert), el economista, el becario pringado, etc.

Para saber más, tenéis el link en el lateral a la página en español de Dilbert, donde se publican diáriamente las tiras así como en inglés.

También es famoso Dilbert por formular su Principio, que va en contra del Principio de Peter. Ver abajo.

Espero que os guste.

"En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia"
Principio de Peter, por Laurence J. Peter

"Los trabajadores más ineficientes son trasladados sistemáticamente a los sitios de trabajo donde pueden causar menos destrozos, la dirección de la empresa"
Principio de Dilbert, por Scott Adams

Dilbert © 2005, United Feature Syndicate, Inc






7 comentarios:

Belén dijo...

Si que era bueno si!

Me recuerdan a mi etapa inglesa, en Bristol eran toda una institución ;)

Besicos

carlota dijo...

Final, no lo conocía, pero es buenísimo...jajaja...el primero especialmente (primera viñeta)me recordó a un jefe h.p. que tuve, los mismos pasos...el muy...grrr...el señor le tenga en su ...gloria? jeje...un abrazo, gracias por las sonrisas mañaneras.

kiri-dido dijo...

Un buen descubrimiento el tal Dilbert. Me gusta mucho. Me encantó el del tonto optimista...ay cuanto hay de esto por ahí:-). Un beso.

circe dijo...

qué bueno.....tampoco lo conocía....así que al final los jefes son los grandes incompetentes......mmmmmmm....que inocente soy.....y yo que pensaba que se lo hacían para probarte (quiero decir que se hacían los incopetentes...)...y......por qué el empleado lleva la corbata pinada???

luzdeluna dijo...

Que profes tan enrollados, jajajja. Los míos no recordaban las tutorías citadas con sus alumnas pero no olvidaban las fiestas con copas tiradas de precio para conseguir pasta para findecarrera, o se tomaban pastillitas y se daban golpes contra la pared, jajajaj (los demás eran normales, eh?jajajja)

Besitos guapo, que me has hecho animarme, y eso hoy tiene su mérito;)

Luna Carmesi dijo...

Otro comic para enseñar en las escuelas...
Y hay unos cuantos!!

The Final Straw dijo...

Belén, cuando yo estudiaba también era bastante conocido ya que disparaba contra todo el mundo con ironía, Ingenieros, Economistas, becarios y sobretodo... JEFES. Es una buena manera de ver qué te espera al acabar los estudios.

Carlota, es lo que tiene este personaje, aunque exagere un poco los diferentes personajes, si extraes la esencia son personajes de lo más reales, jefes incompetentes que piden tonterías, etc. Ahí está la gracia y el éxito de la tira.

Kiri, sí es verdad que hay mucho tonto optimista, pero me quedo con lo que dice la tira, tontos pero optimistas. Me recuerda mucho a mi empresa, donde te quieren vender según qué cosas que ni ellos mismos se creen. Y como nos toman a veces por tontos creen que nos convencen. Al menos conmigo lo llevan crudo ;P.

Circe, por supuesto que los jefes son los grandes incompetentes. No llega siempre arriba el más capacitado (a veces sí, ojo), sino el más trepa. Por eso algunos nuncan llegaremos a grandes jefes.
El de la corbata pinada es el protagonista, Dilbert el ingeniero puteado por sus jefes.

Luzdeluna, ¿¿pero tú donde has estudiado???. Profes drogatas que pasan de los alumnos y sólo piensan en ellos para gorrear copas. En mi caso no era así, más que nada porque la mayoría pasaba de los 50 y alguno estaba sobre los 60.
El único medio joven fue el de Economía que nos recomendó leer a Dilbert y era el más enrollado.

Luna Carmesí, totalmente de acuerdo contigo en lo de introducir este cómic en las escuelas, ya que te explica en clave de humor muchas verdades que luego, en tu vida profesional te vas encontrando. De esa manera ya nada te sorprende, o casi nada.

Saludetes